martes, 15 de junio de 2010

El papel de los padres en la Elección Vocacional de sus hijos

Durante la adolescencia, el o la joven debe enfrentarse a cambios biológicos, emocionales y sociales para adaptarse a la vida adulta. Tal vez la pregunta más importante a resolver es: ¿Quién soy?, y con ella vienen otras igualmente trascendentes: ¿qué me interesa?, ¿A qué me quiero dedicar luego de salir del colegio…?
El proceso de elección vocacional no es sencillo, ya que intervienen muchos factores como la motivación, las aptitudes, las actitudes frente al estudio y trabajo, las fantasías o ideales frente a su elección de carrera, la presión familiar y social, los factores económicos y del mercado laboral, entre otras.
El o la adolescente debe lidiar con todos ellos y buscar en su interior su verdadera vocación, lo que le apasiona y lo motiva lo suficiente para dedicarse a ello la mayor parte de su vida. Sin embargo, evaluar nuestros intereses y aptitudes no es fácil, requiere de un proceso de análisis personal exhaustivo, justo cuando los adolescentes están más centrados en lo externo (los amigos, las presiones familiares y sociales, etc.). Por ello, no es extraño que les sea más sencillo evaluar sus preferencias profesionales o laborales de acuerdo a la opinión de sus padres, sus amigos y otros a su alrededor.
El papel de los padres entonces resulta vital en este proceso de elección vocacional, y es por ello que debemos tener cuidado a la hora de guiar a nuestros hijos en este tema. Respecto a esto, podemos identificar dos tipos de padres:
Los autoritarios, que buscan imponer una elección determinada ya sea porque es la profesión familiar o la más adecuada desde la óptica parental. En este grupo podemos encontrar desde presiones directas hacia una carrera en particular, hasta opiniones sutiles que reducen el campo de elección del adolescente como “Es una carrera interesante pero … no es para ti, o no vas a encontrar trabajo, o es mejor como pasatiempo y no como profesión, etc.”
Los indiferentes, que prefieren no interferir de ninguna manera en la elección de sus hijos, ya sea porque ellos fueron presionados por sus padres en su momento o porque muestran mucha incertidumbre respecto a las habilidades o intereses de sus hijos. Estos padres pueden hacer comentarios como “Me da igual, que estudie lo que quiera…” En apariencia puede parecer que dan total libertad de elección a sus hijos, sin embargo la diferencia con los padres con una actitud más democrática, dejan al adolescente a la deriva sin ninguna guía, lo que también puede resultar contraproducente.

Algunas pautas:
• Analice con su hijo o hija sus intereses principales, sus habilidades y sus fantasías respecto a su futuro.
• Converse con él o ella sobre su real motivación respecto a los estudios y/o trabajo.
• Evite descartarle posibilidades basado en estereotipos como dar más valor a carreras de ciencias o menospreciar las carreras técnicas.
• Evalúe con su hijo o hija las posibilidades profesionales actuales teniendo en cuenta el mercado laboral.
• Acompáñelo en su proceso de elección sin presiones de tiempo, tomando en cuenta que apresurarlo podría llevarlo a dejar sus estudios inconclusos o cambiar de profesión a mitad de carrera.

3 comentarios:

  1. no seas puto nematini ded 3b

    ResponderEliminar
  2. Que me recomendaria a mi?, tengo 20 años y me he cambiado de carrera 3 veces,estas carreras son interesantes para mis padres un poco para mi.Pero en realidad yo no quiero eso para mi,yo quiero llenar mi alma, conectarme con la naturaleza y el universo,ser feliz.Ese no seria el propocito de mi vida ser feliz, y yo no soy nada feliz estudiando esas carreras ni creo trabajando en eso,yo no quiero bienes materiales,eso es lo que hace feliz a mi familia, no a mi.
    Entonces que hacer,hacer lo que los demas hagan y hacer feliz a mis padres, o hacerme feliz a mi misma los 40 años que me quedan.

    ResponderEliminar