domingo, 21 de octubre de 2012

Amor y odio


Es un dicho común que del amor al odio hay un solo paso. El amor y el odio están presentes en todas las interacciones humanas, aunque muchas veces es difícil aceptarlo. Se tiende a idealizar las relaciones amorosas, parentales y fraternales, separando lo negativo que irremediablemente está allí también. El psicoanálisis señala que la convivencia de sentimientos contradictorios (ambivalencia) es parte de todos los vínculos. Freud sostiene que es posible sentir amor y odio hacia ambos padres y ello configurará las características del complejo de Edipo. Klein también  recuerda que la lucha entre el amor y odio, con todos los conflictos que puede provocar, aparece desde la primera infancia y opera activamente durante toda la vida. El amor coexiste con sentimientos de rivalidad hacia los padres y también ocurre lo mismo en los vínculos con los hermanos. En un primer momento se intenta escindir ambos sentimientos protegiendo así a la persona amada pero la idealización tiene su contraparte y cualquier frustración puede provocar agresión, lo que transforma rápidamente el amor en odio. Solo cuando se logra integrar ambos sentimientos y aceptar a la persona con los aspectos buenos y malos, odiados y amados; es posible el logro del equilibrio emocional en las interacciones con los demás.

1 comentario:

  1. Buen dia.

    Contacto con Ud. para proponerle un intercambio de enlaces mediante el cual vernos mutuamente beneficiados.

    Administro la web Doctor Johnny del Castillo y me gustaria que agregue mi link, a cambio de ello agregaria su link a mi directorio directorioelmundo.blogspot.com en la categoría que guste
    o puedo añadir un artículo con enlaces contextuales en el mismo directorio, si esta de acuerdo hágamelo saber

    Gracias por la atención.
    miamicenter@drjohnnydelcastillo.com

    Saludos cordiales,
    Maju, Dr Johnny del castillo Staff

    ResponderEliminar